¿Tu casa es pequeña y te estás volviendo loca a la hora de decorarla? Existen muchos mitos sobre la decoración de espacios pequeños que no son reales y que deberías tener en cuenta si quieres disfrutar de un hogar espacioso y cómodo.

Clientes y lectoras se asombran el muchas ocasiones cuando rompo alguno de estos mitos en sus proyectos. Por ello debes conocer estos 6 mitos, si lo que quieres es dar una vuelta a tu decoración y mejorarla con más color, texturas o patrones.

Porque tu casa aunque sea pequeña debe ser bonita y con estilo, debe ser tu. Tanto si te gusta el color, como sino, debe quedar plasmado.

¿Y sabes una cosa? Mi casa también es muy pequeña, pero es alegre y con color. Llena de objetos que a mi me hacen feliz. ¿Cómo es la tuya?

Si quieres redecorar un espacio y hacerlo más personal, más tuyo, descárgate gratis la guía para personalizar tu hogar. Dale un toque personal y distínguete de todas las demás casas.

Tu casa ya no estará sacada del mismo catálogo de decoración de todas tus amigas o vecinas.

Mitos sobre la decoración de espacios pequeños

Cada vez más, vivimos en casas pequeñas que es necesario actualizar para que el espacio resulte acogedor y amplio. Por eso, con el paso de los años han ido surgiendo un montón de reglas creadas por diseñadores y decoradores que favorezcan esta amplitud.

Hasta aquí, es todo correcto. En numerosas ocasiones hemos hablado sobre como decorar espacios pequeños. Hemos hecho incluso un tour pasando por cada una de las estancias buscando como favorecer el espacio. (Si te interesa, al final del post te pondré los enlaces para que puedas acceder a cada uno de ellos.)

El problema que hay, es que por miedo a fallar seguimos estas reglas al pie de la letra. Pero recuerda, las reglas están para romperlas. Siempre con criterio y sabiendo lo que hacemos. No te preocupes, que te voy a guiar en la búsqueda de los mitos para decorar espacios pequeños y te voy a explicar el porqué de estos mitos y como romperlos.

Mito 1: No utilices patrones

Los patrones, suelen ser estampados con gran riqueza visual. Esa es una de las razones por las que se “prohibieron” en espacios pequeños. Con el fin de conseguir un espacio más limpio y más ligero se eliminó toda “floritura” y eso incluye los patrones.

Rompe el mito:

Los patrones en dosis adecuadas pueden dar ese toque de color, de diversión o simplemente aportar riqueza a un espacio demasiado sencillo. Recuerda que aunque tu casa no sea grande, sí puedes hacer uso de este recurso decorativo tan divertido si te apetece.

Un truqui:

Si tienes miedo en la elección de los patrones, céntrate en los colores del mismo. Recuerda que los colores fríos dan sensación de lejanía y los cálidos de cercanía. Recuerda esta simple frase y luce patrones sin miedo a saturar el espacio.

Mito 2: Tienes que ser minimalista

Que los espacios minimalistas parecen más espaciosos en principio podríamos decir que es cierto, ¿no? Un espacio sencillo, con los muebles ligeros y sin abalorios, consigue un espacio más ordenado y por lo tanto, a los ojos, más espacioso.

Rompe el mito:

Pero, ¿qué pasa con los amantes de maximalismo? ¿No pueden disfrutar de una casa pequeña?

Clari que sí. Busca piezas adecuadas y del tamaño apropiado. Y si te gustan los colores, los cojines, plantas por todos lados y fotos, adelante. Si lo haces con criterio y estudiando el espacio no tienes porqué temer nada.

Un truqui:

Utiliza muebles adecuados al espacio, y después aporta tu maximalismo en la decoración. Como te he explicado es importante hacerlo con criterio, puesto que si te excedes tu casa parecerá saturada y desordenada. Prueba y observa como funciona mejor tu hogar.

Mito 3: Evita colores oscuros

En más de una ocasión hemos hablado de los colores oscuros en espacios pequeños. Es cierto que los colores claros aportan mayor luminosidad, la cual es increíble a la hora de dar amplitud, pero al mismo tiempo no es incompatible con los colores oscuros.

Rompe el mito:

Los colores oscuros aportan profundidad y colocados sobre la pared adecuada nos ayuda a crear espacios intensos y más amplios creando mayor profundidad en la estancia. El único factor a tener en cuenta es que sea un espacio con buena luz natural.

Un truqui:

Es ideal que se pinte la pared que queda justo frente a la puerta de entrada, de este modo al entrar por la puerta conseguirás el efecto que deseamos.

Recuerda en este caso que sea un espacio bien iluminado.

Mito 4: Evita los colores en general

Buscando la ligereza y la mínima expresión llegó el mito de decorar una casa sin color y… ¡sin alegría!

Rompe el mito:

Existen multitud de colores denominados “fríos” cuya característica principal es que producen sensación de lejanía, y por lo tanto, de espacios más grandes. Por ello, no solo podemos usar colores, sino que es importantísimo para dar alegría a un espacio sin producir sensación de estrechez.

Un truqui:

No solo los colores fríos son posibles en espacios pequeños. Los colores cálidos en dosis más pequeñas o colores que tienen en su mezcla, colores fríos y cálidos al mismo tiempo, (como el turquesa) también pueden funcionar fenomenal.

Mito 5: En un piso pequeño no hay espacio para guardar

Volvemos a escuchar de fondo… ¡Error!

Cuando nos mudamos a un piso pequeño, sin estudiarlo ni planificarlo nos quedaremos sin espacio muy pronto, puesto que originalmente los pisos no fueron diseñados para este fin.

Rompe el mito:

Existen mil maneras de conseguir almacenamiento en un hogar pequeño. Tan solo es necesario estudiarlo y planificarlo para encontrar soluciones ingeniosas de almacenamiento. Si estás en ese punto, quizás es importante que pidas opinión a un profesional que pueda resolver todos tus problemas de almacenamiento. Creando un espacio funcional, bonito y a con estilo.

Un truqui:

Busca formas de almacenamiento inteligente que te ayude a almacenar todo lo que necesitas de manera cómoda y sin saturar el espacio.

Mito 6: No utilizar muebles grandes

Siempre hemos creído que los muebles voluminosos están prohibidos en cualquier decoración cuando los metros escasean, pero esto no siempre tiene que ser una norma. Es cierto, que los muebles deben estar siempre adaptados al espacio que lo contienen, pero, como todo en esta vida… ¡hay excepciones!

Rompe el mito:

Si tenemos una sala pequeña, no podemos poner todos los muebles voluminosos, pero poner un único mueble de grandes dimensiones puede funcionar en ciertos espacios.

Un ejemplo muy usual suele ser colocar un sofá de grandes dimensiones que exceden la proporcionalidad del espacio. Si su funcionalidad está demostrada, el uso de este u otro mueble está justificado.

Si es cierto, que cuando no está justificado su tamaño sería necesario evitarlo ya que el espacio quedaría saturado por muebles innecesarios.

Un truqui:

Si vas a elegir un mueble más grande de lo adecuado para tu estancia, elige uno que vaya pegado sobre la pared. De este modo el espacio parecerá más despejado.

Con esto finalizamos los mitos sobre la decoración de espacios pequeños, que espero que te haya servido como aprendizaje, y como te prometí te dejo algunos post sobre decoración de espacios pequeños:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
¡Hola! ¿Te ayudo?