¿Te pasa a ti también que llegas a casa y ya sientes tu casa abarrotada? ¿Tu recibidor está desorganizado y no sabes cómo distribuirlo correctamente? ¿Quieres saber cómo diseñar un recibidor pequeño?

No te culpo, es normal. Cuando tenemos un espacio pequeño tendemos a abarrotarlo y llenarlo de todo. Pero no debemos olvidarnos que el recibidor es quien nos da la bienvenida a nuestro hogar, y también a nuestros invitados. Trata de tener claras tus prioridades y distribuirlo sin perder el foco.

Entra mucho más de lo que crees… ¡pero quizás no todo!

¿Qué es lo más prioritario?

Seamos sinceros. Todo no podemos tenerlo. No podemos tener almacenaje, zapatero, zona para abrigos y un bonito mueble para colgar las llaves, y que todo quede sencillo, ligero y delicado. Al menos en 3 metros cuadrados.

Pero más que nunca, una buena distribución es prioritaria. Con una buena colocación de los muebles y algún truco ingenioso adaptado a tu espacio, podemos hacer maravillas. Pero ten mantén los pies en la tierra.

Por ello te propongo que hagas una lista, de aquello que para ti es lo más importante en un recibidor e intentes distribuirlo en función de lo que necesites.

Empieza por la primera necesidad de tu lista, y ves añadiendo funcionalidades, sin agobiar ni abarrotar el espacio.

En este recibidor, por ejemplo, se ha priorizado una zona para los abrigos y el calzado. Hazte estas preguntas…

¿Qué es lo que necesito al llegar a casa? ¿Y al salir?

Trata de no bloquear el paso

Si hay algo importante a la hora de aprender cómo diseñar un recibidor pequeño debes quedarte es este. No bloquees la zona de paso.

El recibidor por definición es una zona de paso. Todas las estancias necesitan que se pueda caminar libremente por ella, pero en un recibidor más.

No coloques muebles, de modo que tengas que pasar de lado, o debas mover algún objeto. Siempre la zona debe estar despejada o jamás te quitarás la sensación de agobio y desorden.

Si el espacio es realmente reducido, y quieres poner un mueble, opta con uno muy estrecho. Otra opción es poner una balda sencilla con un vacía bolsillos que te ayudará a dejar las llaves o la cartera al entrar.

Que se haga la luz

Que haya luz natural en un espacio tan pequeño, es muy importante para que el espacio respire.

La luz, si se tiene, es el recurso más sencillo a la hora de diseñar un recibidor pequeño. ¡Es gratis! Sólo tenemos que sacarle partido.

Por ello, trata de no bloquear cualquier entrada de luz natural. No te digo que no pongas cortinas, pero trata que sean ligeras y vaporosas para que no bloqueen la entrada de luz natura.

Si no tienes luz directa, pero llega luz de alguna otra estancia, trata que no haya mobiliario que pueda bloquear esta entrada de luz.

Pero no todos los recibidores disponen de luz natural. ¿Es tu caso? Entonces no te quedará otro remedio que tratar de aplicar algunos trucos infalibles para casas más luminosas.

Busca el mobiliario apropiado

Ya hemos visto un poco que el mobiliario que elijas debe tener dos premisas imprescindibles: Debe ser prioritario en funcionalidad para ti y no debe bloquear el espacio.

Con estas dos premisas claras en tu mente, la búsqueda del mobiliario ideal se reducirá bastante ya que irás descartando mobiliario que no se adapte 100% a estos puntos.

Algunos consejos que puedes aplicar a la hora de buscar mobiliario para un recibidor pequeño pueden ser:

  • Muebles ligeros. Patas finas y maderas poco voluminosas.
  • Acabados metálicos. Son ligeros y reflejan la luz.
  • Muebles estrechos. Con poco fondo que permita el movimiento.

Dale estilo y personalidad

Y es que, lo que marcará la diferencia entre un espacio funcional y un espacio con estilo y con personalidad, sin duda serán los complementos.

Los complementos no pueden faltar en ninguna estancia. Ni grande, ni pequeña si quieres que el resultado sea notable.

Toques finales para diseñar un recibidor pequeño:

Alfombra

Una alfombra te va a ayudar a separar el ambiente. Cuando el espacio es muy pequeño y casi se mezcla con el salón o con otra estancia contigua, el uso de la alfombra cobra realmente importancia.

Además si no te atreves con una decoración muy llamativa, y has optado por una decoración muy neutra, puede ayudarte a ser el punto focal aportando el color que necesitas.

Desde el punto de vista más funcional, te ayudará a que si llegas con los pies mojados o sucios, no entres con toda la suciedad a casa. En este caso, elige una alfombra que sea lavable para mantenerla siempre limpia.

Sin duda debes tener en cuenta unos cuantos factores a la hora de elegir tu alfombra ideal como el estilo, el tamaño o el material.

Espejo

Aunque el espejo no es un objeto exclusivamente necesario, es algo que recomiendo enormemente a mis clientas. Las razones son muy sencillas:

  • Reflejan la luz y la distribuyen por toda la estancia. Ideal si tu recibidor es oscuro.
  • Si colocas más de uno de forma estratégica, reflejarás el espacio pareciendo más grande.
  • No hay nada mejor que darnos un último vistazo antes de salir de casa y ver que seguimos perfectas después de las prisas.

Lámpara

Solemos poner alógenos en la estas zonas de paso, y no está mal. Aunque sí debes tener cuidado en usar una luz demasiado fría. Es incómoda y poco acogedora. Por no hablar de las sombras que producen y lo poco favorecidos que estamos cuando una luz blanca nos cae desde arriba.

Por ello, revisa tus alógenos y utiliza una luz cálida, acogedora, que nos favorezca y nos resulte agradable.

Para darle un poco más de calidez y personalidad, podemos añadir una lamparita como luz de apoyo. Bien sobre el mueble o repisa, si es que optamos por esta opción, o bien sobre la pared mediante algún aplique.

Plantas

Ya sabéis lo que me gustan las plantas y lo bien que quedan en cualquier lado. Si no tienes demasiada luz natural en tu recibidor para colocar plantas, puedes optar por algunas plantas artificiales.

Ya sabes que son tendencia total y que si eliges las adecuadas, nadie sabrá cuales son verdaderas y cuales no.

Cuando no te gusta arriesgar en el color, o te asusta que ciertas combinaciones no sean las adecuadas, añadir el color con las plantas siempre es un acierto seguro.

El verde de las hojas y el color de las flores, alegrará cualquier estancia. Ideal para diseñar tu recibidor pequeño y alegrarte cada día al llegar a casa.

Accesorios

Si aún te queda algún hueco para darle personalidad, ayúdate de los accesorios. Lo mejor es colocar objetos personales que te den la bienvenida. Quizás unos cuadros de la familia o un jarroncito que trajiste de un viaje maravilloso. Busca qué objetos te gustaría ver cada día al entrar y qué es lo último que quieres ver antes de salir de casa.

Si no hay nada que te convenza, en mi guía de decoración rápida en 5 pasos, te cuento dónde adquirir estos “objetos de deseo”, y así darle un estilo único y personal.

¿Cómo es tu recibidor? ¿Te da la bienvenida cada día? ¿Qué cambiarías si pudieras?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
¿Charlamos de tu hogar?